Cada botella de agua envasada implica un proceso de producción, transporte, almacenaje y eliminación de residuos que no es inocuo para nuestro medio ambiente

    Restaurante La Barquita apuesta por la Sostenibilidad

    Producir una sola botella de agua implica:

    • El uso de 100 ml de petróleo
    • 1000 años en degradación de los plástico
    • La generación de vapores tóxicos en el proceso de incineración de las botellas de residuo
    • Químicos tóxicos en el suelo y los mares producidos por las botellas
    • Emisiones de dióxido de carbono en su proceso de producción y transporte

    Beber agua del grifo ahorra dinero, tiempo e incluso salva el medio ambiente. Sin embargo, somos conscientes de que nuestros clientes exigen una calidad especial y requieren de aguas desmineralizadas y con un sabor exclusivo.

    Para satisfacer esta necesidad y al mismo tiempo contribuir con la sostenibilidad y el respeto medio ambiental, Restaurante la Barquita ha contratado un servicio especial de filtración, desmineralización y enfriamiento de agua que nos permite ofrecer un producto de proximidad y calidad. Sabemos que nuestros clientes valoran que el agua no haya sido almacenada, ni transportada y por supuesto que no utilice ningún envase plástico.

    Todo el agua que servimos en Restaurante La Barquita se sirve en botellas de cristal que son debidamente higienizadas tras su utilización y el agua es filtrada y desmineralizada con un riguroso proceso certificado en nuestra propia cocina.

    Ha sido la convicción ideológica de los propietarios del Restaurante La Barquita la que les ha llevado a apostar por la contratación de este innovador servicio. Con esta medida confiesan que han conseguido reducir drásticamente la distribución de bebidas envasadas en su restaurante y por tanto han contribuido de forma notable a la sostenibilidad del medio ambiente.

    Pero no sólo los propietarios de El Restaurante La Barquita encuentran ventajas en la utilización de estas botellas, los clientes se muestran muy satisfechos con la calidad y el sabor del agua, y eso que estamos hablando de clientes madrileños y todos somos conscientes de la buena fama del agua de Madrid.

    Esta apuesta por el agua embotellada y sostenible del Restaurante La Barquita no es una apuesta económica, es una apuesta por la vida, la sostenibilidad y el futuro para las próximas generaciones. ¡Os animamos a todos a comprometeros con el reto del agua!

    Podéis reservar mesa para probar nuestras botellas de agua y todos los platos de la carta en este email.

    Reserva tu mesa.